Santa Agonía (Manuel Orrico, 1970)

 

En 1970 la Agrupación estrenó un nuevo trono para el tercio de la Santa Agonía, en la procesión del Santo Entierro, realizado por el orfebre valenciano Manuel Orrico.

 

Se trata de un trono plateado, un formato característico de aquellos años en la Semana Santa cartagenera, en un estilo neogótico, estructurado en dos peanas cuya transición es recta, al modo de una pirámide truncada.

 

 

La peana inferior se compone de una sucesión de arcos y ángeles. Los arcos góticos o apuntados se agrupan en bloques de cuatro, alternando entre ellos un ángel estilizado con las manos sobre el pecho y larguísimas alas que recuerdan la forma de los arcos. La perfecta sucesión de estas figuras recuerda los triglifos y metopas de los frisos clásicos. La parte superior de los cuatro arcos se cierra en otros dos, y éstos, a su vez, en uno, simulando un efecto de fachada gótica, reforzado por la existencia entre los arcos superiores de un rosetón circular. Los ángeles son de una tonalidad plateada más oscura que los arcos.

 

Los motivos centrales decorativos de la peana inferior son las catorce estaciones del Vía Crucis, en capillas que se sitúan cada tres grupos de arcos. Dos se sitúan en la parte anterior y otras dos en la posterior, y cinco en cada uno de los costados. En el frontal del trono, dos ángeles de mayor tamaño pero de disposición similar a los descritos, con alas doradas, flanquean un escudo dorado de la Agrupación, disposición que se repite en la parte posterior del trono con el escudo de la Cofradía. Cada una de las esquinas se cierra en una especie de torre rematada por un pináculo.

 

En la zona de transición entre las peanas, se sitúan dieciséis motivos decorativos con cuadrados que inscriben un círculo, ampliamente tallados a modo de rosetones. En ella cuatro ángeles al modo medieval, vistiendo túnica; plateados excepto en su cabello y alas, que son dorados. Estos ángeles sostienen cada una de las cartelas, simétricas, circulares, con cuatro cuerpos ascendentes de luz, reduciendo el número de tulipas hasta llegar a la única del círculo superior. Las tulipas simulan llamas doradas, mientras la parte interior es plateada.

 

La peana superior lleva motivos representativos de las Siete Palabras en cada una de sus capillas, flanqueadas por ángeles. En la parte frontal, un corazón con cinco puñales clavados, en alegoría de la Virgen de la Amargura.

 

Este trono sustituyó al que realizó en 1947 el granadino Nicolás Prados López, que actualmente sigue siendo procesionado por la Agrupación del Santo Sudario cada Sábado Santo.

 

Parte importante de su desfile en procesión lo constituye el adorno vegetal que la Floristería Flori realiza cada año en el mismo.

 

Vera Cruz (Juan Lorente y Orfebrería Villarreal, 1984)

 

El más reciente de los tronos de la agrupación es el realizado en 1988 para el tercio de la Vera Cruz, donde de nuevo se recurre al tallista de Nonduermas (Murcia) Juan Lorente para la realización de la peana inferior, tallada en madera, con motivos vegetales y toda ella plateada, salvo los detalles que presenta en dorado.

 

Sobre esta peana inferior se colocará una nueva peana, de tamaño más reducido, realizada por los talleres sevillanos de Orfebrería Villarreal que sostiene la Vera Cruz, una filigrana en plata con motivos dorados (los rayos que emanan de la intersección de sus brazos, el INRI, los remates de la Cruz y el relicario que incluye en el centro de la misma).

 

También serán de idéntica procedencia sevillana las cuatro cartelas, que a modo de tenebrarios se sitúan en las esquinas del trono y que parten de unos jarrones de plata que forman la base de las mismas.

 

Desde hace unos años se optó por un exorno floral que simula un monte a los pies de la Cruz.

 

Condena de Jesús (Juan Lorente, 1984)

 

Para el estreno del nuevo tercio de la Condena de Jesús, la agrupación optó por realizar el encargo de un nuevo trono al tallista murciano Juan Lorente Sánchez, que lo realizó a partir de la modificación y restauración del antiguo trono de la Verónica, que había hecho en los años sesenta el andaluz Cristóbal Velasco.

 

Se trata de un trono dorado, tallado sobre madera, en una gran peana en cuyas esquinas se sitúan las cartelas, con formas vegetales y en dos cuerpos que recuerdan la forma piramidal de doble peana característica de Cartagena.

 

Estas cartelas debieron ser cortadas y rehechas en su totalidad para poder ubicar en su interior el cableado de una iluminación eléctrica que no llevaban cuando formaban parte del trono de la Verónica.

 

En la parte frontal, el escudo del tercio, una corona de espinas que inscribe una Cruz en la que hay un pergamino con la inscripción 'Reo es de Muerte': la condena de Jesús.

 

Sobre esta peana se sitúa otra simulando una tribuna escalonada en mármol en la que se ubica el grupo escultórico realizado por el sevillano Juan Abascal.

 

AGRUPACIÓN SANTA AGONÍA, VERA CRUZ Y CONDENA DE JESÚS